Cuidar al cuidador

Las personas hemos cuidado unas de otras desde siempre. Es en la actualidad cuando nos damos cuenta de ello más claramente, ya que la tasa de población que precisa de cuidados va aumentando. Esto se debe a diferentes causas (como, por ejemplo, que la gente vive hasta una edad más avanzada) y hace aumentar también la población que debe cuidar de otras personas. Los cuidadores.

Esta situación que ha provocado el aumento del número de cuidadores (ya sean familiares, voluntarios, formales o aquellos que cuidan de manera secundaria, como apoyo al cuidador principal), nos ha llegado de manera inesperada. Por eso es ahora, después de un tiempo, cuando vemos las repercusiones que tiene para el cuidador esta situación de prestar cuidado a otros.

Tenemos que cuidar nuestro cuerpo y nuestra mente, a través de la dieta, el ejercicio físico, el descanso, nuestras relaciones familiares y sociales y nuestras emociones y sentimientos. Todo ello se interrelaciona y su buena marcha contribuye a nuestro bienestar, nuestra salud. Nuestra calidad de vida.